lunes, 21 de septiembre de 2015

Tulum y cenote Sac Actum

Hoy era nuestro cuarto día en la Rivera Maya y tal y como quedamos el día anterior con el grupo, hoy haríamos la visita a Tulum y en vez de ir a Coba, iríamos a ver el cenote Sac Actum.

Queríamos estar en el hotel a mediodía para no acabar tan reventados y poder estar un rato pegándonos chapuzones playa-piscina. Le preguntamos el día anterior a Leandro para ver si nos podía hacer estar ruta porque la diferencia de precio entre hacerlo por nuestra cuenta con van o hacerlo con taxi eran 80 pesos y preferíamos la comodidad de que nos llevaran al sitio directamente.

Leandro nos dijo que estaba completo pero se lo comentó a un amigo que nos pudo hacer el servicio sin ningún problema. El taxista de hoy se llama Benjamín y nos hizo la ruta muy amena y nos gustó mucho como taxista.

Su contacto para poder hacer las excursiones con él es: flacos1986@gmail.com y su móvil es el +01 9841391023.

Nos recogieron en el hotel a las 08:10, así que pudimos desayunar tranquilamente y no tuvimos que pegarnos el madrugón del día anterior.

Fuimos haciendo la ruta de recogida en los hoteles y cuando ya estábamos todos los del grupo, pusimos rumbo a Tulum. 

Benjamín nos dejó en la entrada a Tulum (Ruinas). De ahí hay que andar unos 700 metros bajo el sol hasta que llegas a las taquillas de entrada. La entrada a Tulum cuesta 64 pesos por persona y he de decir que la visita nos decepcionó bastante a todos porque no tuvimos la vista de Tulum con el mar de fondo en plan postal. Nosotros hemos ido en una época donde todo el mar Caribe que bañan la Riviera Maya está plagado de sargazo (alga marina que viene del Mar del Sargazo en Bahamas) y el agua de las playas públicas como este caso, Tulum, está muy sucia y turbia. Eso si, reconozco que con el agua turquesa todo hubiera sido diferente.








En Tulum no cogimos guía porque está bien explicado en los carteles, aunque si coges un guía tampoco hubiera estado de más.


Hacía mucho calor y encima como no habíamos madrugado mucho, nos juntamos con todos los grupos de personas que venían a hacer la excursión con los touroperadores.








En una hora y media aproximadamente hicimos la visita a Tulum y nos fuimos de nuevo a buscar a Benjamín. Ahí en el taxi, nos reunimos con otra pareja que venía con nosotros al cenote Sac Actum.

El trayecto de Tulum al cenote son unos 30 minutos más o menos. Para llegar a Sac Actum tienes que coger la misma entrada que el Cenote Dos Ojos pero hay que seguir metiéndose más hacia dentro de la selva y ahí en medio tienes el cenote.


La entrada a Sac Actum son 350 pesos por persona (equipo de snorkel y guía incluido) y vale muchísimo la pena visitarlo. Es una cueva llena de estalactitas y el recorrido dura sobre 1 hora y y media y aunque al principio el agua está muy fresquita y lo agradeces después de lo caliente que está el agua de la playa o la de la piscina del hotel, al final del recorrido pasas un poco de frío y un neopreno no viene mal, pero se puede hacer con bañador sin problemas.


En las fotos no se aprecia mucho pero de verdad, es chulisimo!!













Después de hacer el recorrido, nos secamos y pusimos de nuevo rumbo al hotel. Llegamos justo a tiempo para comer, hacer un poco de piscineo por la tarde y a ducharse que a las 19:40 venían a recogernos para ir a cenar al Steakhouse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario