martes, 13 de diciembre de 2011

SEGUIMOS CON CRACOVIA Y NOS VAMOS A AUSCHWITZ-BIRKENAU.

Hoy es nuestro segundo día en Cracovia y nos está encantando esta ciudad, tiene mucho ambiente hasta altas horas de la madrugada y muchos lugares interesantes.



Este día nos levantaremos pronto e iremos a ver la Colina Wawel, donde se encuentra la catedral y el castillo y el parque que lo rodea es el parque Planty. El Castillo Real de Wawel, en Cracovia, es un palacio de estilo renacentista, en el cual se pueden visitar tenem los Salones de Estado y los Apartamentos Reales, y asimismo diversas exposiciones, como los Tesoros de la Corona.

En general, los horarios de visita del Castillo Real de la colina de Wavel son de 9:30 horas a 17 horas, de mayo a octubre, y el resto del año, hasta las 16 horas. El Castillo Real está cerrado los lunes para las visitas, y los sábados y domingos el horario es de 11 de la mañana a 6 de la tarde.







Los precios de entrada son los siguientes:
- Salones del Castillo Real: 17zl.
- Apartamentos privados Reales: 24zl
- Tesoros de la Corona: 17zl

Dentro del Castillo de Wawel se encuentra la Catedral de Wawel conocida también como la Iglesia de San Wenceslao y del Obispo San Estanislao o la Catedral Real, ya que era el lugar de coronación y entierro de los monarcas polacos. En ella se puede subir la torre para ver la campana de Segismundo, aunque nosotras no subimos.

















Horario: De lunes a sábado de 09.00 a 17.00, domingos de 12.15 a 17.00 (de mayo a septiembre); de lunes a sábados de 09.00 a 15.00, domingos de 12.15 a 15.00 (de noviembre a marzo). 


Cuando acabamos de ver la colina de Wawel paramos a comer en el McDonald de Ulica Florianska a comer porque teníamos que estar en el punto de encuentro para hacer la excursión a Auschwitz-Birkenau a las 13:30, aunque la excursión no empezaba hasta las 13:45. El precio de esta excursión es de 90 pnl por persona y nosotras la hicimos en inglés porque en español solo hay dos días a la semana y no coincidíamos con ninguno.


Auschwitz – Birkenau es un sitio de homicidio más conocido del mundo. En sus principios fue un campo de concentración para los prisioneros políticos polacos, después se convirtió en un centro de exterminación de 1.500.000 de personas: los judíos, polacos, gitanos, rusos y otras naciones. El Museo de Martirio de Auschwitz – Birkenau está en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. 

La excursión empieza con un video que dura durante todo el trayecto de ida (aproximadamente una hora y 10 minutos) con una explicación de lo que fue y pasó en el campo de concentración. Primero se visita Auschwitz donde se ve a la entrada la inscripción "Arbeit Macht Frei". La mayoría de los edificios, torretas de seguridad y alambradas han sido conservadas para formar el Museo del Dolor de Auschwitz. 



Una vez se entra en el campo de van visitando los edificios y cada uno expone un tema y no se pueden hacer fotos dentro de ellos. En ellos se pueden ver los bloques para prisioneros, almacenes donde se guardaban las posesiones de los judíos y se muestran enormes montones de zapatos, piernas ortopédicas, gafas, ropa de bebe, fotos del campo, fotos de los prisioneros con sus datos personales y 70 toneladas de pelo de mujer.

También se ve, aunque por fuera el Bloque 11. En este bloque comenzaron los experimentos don Zyklon B, llevados a cabo en prisioneros de guerra soviéticos en 1941. En este bloque también se realizaban los castigos a los prisioneros polacos cuando Auschwitz aún era un campo de concentración convencional.

Cerca del Bloque 11 se encuentra el Muro de la Muerte, que es una tapia que une el patio entre dos bloques, donde se fusilaba y ejecutaba a prisioneros. 



















Algunos barracones tienen carteles que indican la nacionalidad de los presos que allí se hacinaban. El Barracón 27 está rotulado con la palabra "Judíos", y en su interior se muestran fotografías de los prisioneros. 

Al final de la visita al campo se encuentran las fatídicas cámaras de gas y los hornos crematorios.

Cuando acaba esta visita, la guía te da unos 15 minutos de descanso para comprar algo de bebida o comida e inmediatamente ya te subes al autobús para ir camino a Birkenau.



Esta sección, separada de la parte principal, se visita mucho menos, aunque sus dimensiones son abrumadoras y aquí vivieron y murieron la mayor parte de los prisioneros. Cubre una extensión de 170 Hectáreas, e incluía más de 300 barracones de prisioneros. La población máxima de Auschwitz se dio en agosto de 1944, con más de 100.000 prisioneros, viviendo en condiciones infrahumanas. Como se citó anteriormente, los barracones diseñados para 550 prisioneros se modificaron para albergar 744, y se construyeron directamente sobre un suelo pantanoso, con lo cual las condiciones de vida de los mismos eran terribles, siendo literalmente nidos de insalubridad. 













Las cámaras de gas de Birkenau tenían una capacidad letal de 60.000 personas diarias.

En Birkenau, la mayor parte de los presos, que llegaban en tren, eran conducidos directamente a las cámaras de gas. Ese fue el destino del 75% de los judíos húngaros que llegaron en agosto del 44.






La verdad es que después de esta excursión se te queda un amargo sabor de boca porque piensas en todo lo que debieron sufrir esas personas sin haber hecho nada pero lo considero una visita imprescindible para que a nadie se le olvide nunca lo que pasó y que nunca vuelva a suceder.

Volvimos a Cracovia sobre las 8 de la tarde y seguimos la misma rutina, nos fuimos al supermarket a comprar cena y cenamos en el apartamento descansando los pies que mañana nos esperaba un día intenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario