martes, 13 de diciembre de 2011

SALIDA DE ALICANTE CON DESTINO: CRACOVIA Y LAS MINAS DE SAL

Nuestro avión salía desde Alicante a las 6:50 de la mañana, así que por la noche salimos con el coche en dirección al aeropuerto de El Altet. Llegamos a la hora prevista y dejamos el coche en un parking que está justo enfrente del aeropuerto y en el que te llevan y te traen del aeropuerto por un buen precio.

Una vez dentro del aeropuerto y con las maletas facturadas, solo quedaba que salieran nuestro vuelo…y salió con una media hora de retraso. Después de un vuelo tranquilo de unas 3 horas aterrizábamos por fin en el aeropuerto de Cracovia.

Salimos del avión y el aeropuerto nos había preparado un bus para llevarnos a la terminal, hasta ahí todo perfecto, si no fuera porque al autobús le costó 10 minutos arrancar y la distancia a la terminal era de 50 metros si llegaba y en ese rato hubiéramos ido y vuelto andando 10 veces!!! Jajaja ….se nos quedó a todos una cara de gilipollas que pa’ que.

Recogimos las maletas y nos fuimos a la estación de tren que conecta el aeropuerto con Krakow Glowny. Su nombre es Balice Ekspres y sale cada 30 minutos. La duración del viaje es de 15 minutos y su precio es de 7zl si lo compras en las máquinas de billetes u 8 zl si se lo pagas directamente al revisor. Nosotros pagamos 8zl porque para ir a Cracovia no vimos ninguna máquina y la diferencia es muy poca. Quiero decir que nosotras llevábamos un poco de dinero cambiado en España pero el resto lo cambiamos en los Kantors o casa de cambios que se encuentran por todos lados y teniendo en cuenta que cuando fuimos el cambio estaba a 1 euro= 4,11 zlotys todo era más barato.



Hay un bus lanzadera y gratuito que te lleva de las terminales del aeropuerto hasta la estación del Balice Ekspres y si no, se puede ir andando porque está a 200 metros de la terminal.
Por fin llegamos a Krakow Glowny y nos fuimos a la oficina donde habíamos alquilado el apartamento para las dos primeras noches en Cracovia que está el Ulica Florianska, que es una calle de las más turísticas de la ciudad. Como aún no eran las 14:00 horas no podíamos entrar en el apartamento, así que dejamos las maletas en la oficina y nos fuimos a comer al McDonals que hay justo al lado porque la barriga nos rugía que no veas. Llevábamos muchas horas sin dormir y sin comer.









Una vez con la barriga llena, nos fuimos a visitar la ciudad empezando por la Puerta de San Florián que era históricamente la tradicional entrada a la ciudad de Cracovia, y hoy en día sigue siendo un punto muy habitual para iniciar la visita de esta ciudad polaca.

 Fue en el siglo XIII cuando se decidió construir una muralla alrededor de la ciudad medieval de Cracovia para defenderla de las invasiones, a pesar tenía defensas naturales como la colina de Wawel o el río que rodea la ciudad. La muralla de Cracovia se terminó de construir en el siglo XV, y llegó a tener una longitud de tres kilómetros, con 47 torres y ocho puertas de acceso principales. El acceso a las puertas se hacía por unas murallas circulares basadas en las fortificaciones árabes, denominadas Barbican o Barbacana en español.

Continuamos por la calle Florianska (de ahí el nombre) y llegamos justo a Rynek Glowny que es la Plaza del Mercado y una de las plazas medievales más grandes de Europa. En la plaza podemos ver La Lonja de Paños lleno de puestos por sus pasillos abovedados. En la planta superior se encuentra parte del Museo Nacional y que nosotras no pudimos visitar porque estaba en obras.


En la misma plaza vemos también la Iglesia de San Adalberto que es una de las iglesias más antiguas de Cracovia y la Iglesia de Santa María que es la más llamativa y con razón porque es preciosa. En ella se encuentra la capilla de Nuestra Señora, un gran crucifijo de piedra y un altar-tríptico de madera, el mayor altar gótico de Europa. La torre más alta se utilizaba para vigilar la ciudad y cada hora el trompetista oficial toca el heynal, con excepción de la última nota, en honor al trompetista que murió alcanzado por una flecha turca.

















Iglesia de Santa María 
Rynek Glowny 
Horario: De lunes a sábados de 11.50 a 18.00, domingos de 14.00 a 18.00. 
Entrada gratuita excepto para visitar el altar.

Asimismo, en la plaza se encuentra la Torre del Ayuntamiento que es lo único que queda del antiguo ayuntamiento de Cracovia y está inclinada como la torre de Pisa en Italia y vimos también la Iglesia de San Adalberto (vaya con el nombrecito) que junto a la de Santa María son dos de las más importantes. Como ya era hora de comer, paramos a comer en uno de los restaurantes de Rynek Glowny y por cierto la comida buenísima, aunque de esta no tengo fotos. Nos pedimos dos platos de pasta, agua y cafés por 54zl.








Con la barriga llena nos fuimos corriendo al punto de encuentro para hacer la excursión a las Minas de Sal. Había pensado hacer las excursiones por libre, pero teniendo en cuenta que el viaje nos había salido muy bien de precio y no nos apetecía estar buscando medios de transporte para llegar, decidimos hacer las dos excursiones con Cracow City Tours. La excursión de hoy eran las Minas de Sal de Wieliczka, que es uno de los sitios más visitados de Polonia. El punto de encuentro para las excursiones es la Plac Matejki 2 y está nada más cruzar la avenida pasando la Barbacana. Nuestra excursión era en español y nos costó 220 pnl cada una.



En la ruta turística visitamos 22 cámaras conectadas por las galerías en las que podemos admirar los astiles antiguos, los lagos subterráneos, la colección de las máquinas mineras y otras herramientas, esculturas, bajorrelieves y la más impresionante – la Capilla de Santa Kinga. En 1978 Las Minas de Sal de Wieliczka entró a la Lista Mundial de la UNESCO como Patrimonio Cultural y Natural. Como opinión personal, la visita se hace un poco pesada, quitando de la capilla de Santa Kinga, lo demás es prescindible y hay que bajar muchas escaleras (lo digo para personas que puedan tener problemas con este tema) porque hay diferentes niveles y el primer nivel de descenso son bajar 54 pisos, eso sí…..luego te suben en un ascensor que parece una lata de sardinas, pero no deja de ser un ascensor que te ahorra subir a pie. En las minas hay una parte que es un restaurante para celebrar bodas, me pregunto lo que tardaran en bajar a todos los invitados de la boda.













Regresamos de la excursión sobre las 8:30 de la tarde, así que nos fuimos a un centro comercial que hay al lado de la estación de Cracovia y compramos comida polaca para hacer cena en el apartamento. Fuimos a la oficina del apartamento a que nos dieran las llaves y la chica nos acompañó a nuestro apartamento que estaba en Ulica Slawlowska, justo a 25 metros de Rynek Glowny. El apartamento muy chulo con su baño, cocina office y un salón con sofá-cama, cama de matrimonio y televisión de LCD en el que estaríamos dos noches por 440 pnl. Ahí ya cenamos y nos acostamos enseguida.










1 comentario: