martes, 27 de diciembre de 2011

Valle de Ourika y más de Marrakech

Nos levantamos a una hora razonable y nos sirven el desayuno en el riad, que estaba muy bueno. Os pongo una foto para que lo veáis.


Hoy es el día que hemos quedado con la agencia de excursiones para hacer la excursión de medio día al valle de Ourika. Hemos quedado a las 9 en el Café de Francia y como al final somos 4 personas las que hacemos la excursión, nos sale a 25 euros por pareja.

Puntual llega Mohamed (nuestro guía de hoy) a la cita en el Café de Francia. Nos subimos con él al coche y nada más empezar a salir de la plaza nos empieza a explicar curiosidades sobre Marruecos, su gente, sus costumbres. La verdad es que es in tío muy majo y nos hace la excursión muy amena.

Durante todo el trayecto nos va explicando que es lo que vamos viendo por la carretera e incluso paramos para hacer fotos. Nuestra primera parada “oficial” es una tienda de artesanía en la cual no compramos nada pero que nos sirve para ver de cerca la artesanía local y degustar nuestro primer té del día, té con esencia de romero. Yo que no soy de tomar té, en este viaje un poco más y me sale cara de tetera directamente.




La pena es que el día sale lluvioso y no podemos disfrutar del paisaje de la misma forma que lo hubiéramos hecho con sol, pero bueno…al mal tiempo, buena cara!!!. Nuestra siguiente parada es en el pueblo donde vemos la explanada donde tiene lugar un zoco semanal (mercadillo),y justo al lado admiramos un antiguo hammam(baño) que descubrieron hace un año y que data del siglo once.



En el mercadillo vemos como desollan a una cabra para luego venderla ( que imagen más tierna!!!) y Mohamed nos va explicando cómo llegan los marroquíes de zonas rurales a vender sus mercancías en el zoco del pueblo con sus 4X4 bereberes, o sea, con los burros!!!


Nos explica también como en la parte superior del hamman ponen a secar las pieles para luego llevarlas a las curtidurías de Marrakech y que las trabajen. Hablamos con él de las costumbres marroquís y del papel de la mujer en esa sociedad.


Después de la visita al pueblo volvimos a subirnos al coche para esta vez ir a visitar una típica casa bereber. Se trata de una familia con 9 hijos (todo chicas menos una) que deja que los turistas visiten su casa, les ofrecen un tentempié a cambio de que luego dejen la voluntad y entonces digo yo, ¿no se podrían haber estado quietecitos y no tener tantos niños? Si es que con estos bereberes no se puede…quieren hijos, tener un 4X4…todo no se puede tener!!!


Que va, ahora bromas a parte, Mohamed nos explico y nos enseñó todas las estancias de la casa, vimos cómo se preparaba el pan y la ceremonia del té. La dueña de la casa nos sirvío té, pan, aceite, mantequilla y miel. Estaba todo buenísimo!!! Yo ya iba por el segundo té del día y este me gustó más que el anterior.





Desde la terraza de la casa se tenían una vistas preciosas de las montañas de los alrededores. Que pena que hiciera tan mal tiempo!!!

Después de la visita a la casa bereber y ver como en la salida nos esperaban unos cuanto maromos para venderos pulseras y collares a 5 pavos y que yo me cagara en todos sus antepasados porque no me dejaban andar y me la iba a piñar con el barro y la lluvia sobre las piedras, nos fuimos a ver el rio que atraviesa el Valle de Ourika para admirar su belleza. Es precioso ver ese entorno y en un día de lluvia y con niebla también tiene su encanto aunque no lo puedas disfrutar de la misma manera.



Más tarde nos volvimos a subir al coche con Mohamed y nos fuimos a ver un jardín aromático y que nos explicaran como cultibaban ellos las diferentes especies arbóreas y que nos explicasen sus beneficios cosméticos y de salud.

De ahí, ya nos fuimos a un mirador para poder ver los pueblos enclavados del Alto Atlas y las montañas que lo conforman. Me encantaron las vistas!!!



Aqui la excursión ya se había acabado y le preguntamos a Mohamed si era posible hacer la excursión de Ourzazate con ellos al día siguiente. Tengo que decir que esta excursión era el motivo principal de mi viaje a esta zona de Marruecos, y cómo podreis ver más tarde será el motivo principal de que tenga que volver a esta zona. 

Mohamed nos dijo que era peligroso ir a Ourzazate saliendo nuestro avión al día siguiente porque si nevaba en las montañas podían cerrar el puerto de montaña y nos iba a costar volver a Marrakech para coger el vuelo de regreso, así que después de pensarlo y pensarlo un montón de veces y de que siempre nos dijeran lo mismo los de la agencia, decidimos que no haríamos esa excursión e iríamos al día siguiente a visitar la ciudad de Essauira y no sabeis cuanto me arrepiento!!!! Bueno...mejor eso os lo contaré a su debido momento, no adelantemos los acontecimientos!!!!

Llegamos de nuevo a Marrakech y nos fuimos directitos a comer otra vez a Chez Chegrouni que nuestra barriga nos pedían pan!!!jajaja. Esta vez éramos cuatro para comer y nos pedimos 9 zumos de naranja (estábamos sedientos), 4 ensaladas, 4 tajines diferentes, 4 yogures y una tetera grande para después de la comida. Yo le tuve que dar comida al costi porque me salía por las orejas y mi costi es buen comedor y nos salió la comida por 365dh, todo un chollo!!!!



Después de la comida nuestra intención era visitar las Tumbas Saidies y el Palacio Bahía pero empezó a caer un chaparrón que nos obligó a quedarnos en el restaurante tomadome yo un zumo y los demás una tetera.

Ahí estuvimos hasta las cinco de la tarde que fue cuando paró de llover. A esas horas ya no podíamos ir a ver las visitas que teníamos pensadas, así que nuestros compis de excursión se fueron a callejar por Marrakech y nosotros nos decidimos a ir a visitar la Medersa de Ben Youssef.


Para ir a la medersa callejeamos de camino por el zoco, pero dejaríamos nuestra visita al zoco para después de la visita porque el tiempo corría y nos podían cerrar. Llegamos a la medersa poco tiempo después porque casi sin quererlo fuimos a parar directos a ella y entramos a verla. La entrada nos costó 50dh sólo a la medersa, pero habían entradas conjuntas con el Museo de Marrakech y la Qoubba Almoravid, pero nosotros como no nos iba a dar tiempo compramos sólo la entrada para la medersa.


La Medersa Ben Youssef, también llamada Madraza de Ben Youssef, es la medersa más importante de Marrakech. Si no tenéis experiencia viajera en países musulmanes, es probable que no sepáis lo que es una medersa. Una medersa es un colegio o escuela musulmana de estudios superiores. Están especializadas en estudios religiosos y la de Medersa Ben Youssef se construyó para dar servicio a los estudiantes de la mezquita cercana con el mismo nombre.
La Madraza de Ben Youssef, además de ser la más importante, es también la medersa más grande de Marruecos. Encargada por el sultán Abdallah al-Ghalib, su construcción finalizó en 1565. Tiene 130 celdas que permitieron alojar hasta 900 estudiantes.





De la visita de la medersa me encantó el patio central, parece de cuento de las mil y una noches y me acordé del libro de "El Médico" cuando el protagonista deja Inglaterra para irse a Persia a estudiar medicina en una madraza y me lo estaba yo imaginando como si estuviera viviendo dentro del relato de Noah Gordon.




De las visita de la medersa nos fuimos directos a cambiar más euretes y a los zocos para ver si encontrábamos algo con lo que paliar nuestra...bueno, "mi vena consumista" pero aunque me encantaba todo no encontré nada con lo que me apeteceria estar regateando media hora y Ryanair con el equipaje me lo ponía más dificicil. Aún así, era una experiencia para los sentidos ir pasando por las diferentes callejuelas y ver el estilo de vida que allí se respiraba. Se nota que me ha gustado Marruecos, no?







Estuvimos callejeando en el zoco hasta la hora de cenar que fue cuando nos fuimos a tomarnos algún refresco a la terraza del Café Glacier para poder ver las vistas panorámicas de la plaza y ver como iban aumentando el ambiente nocturno y se iban formando los puestos de cena. Nos tomamos un Sprite y una Fanta por unos 4 euros creo recordar, algo caro para ser Marruecos, pero las vistas merecian la pena.


Volvimos a ir a Chez Chegrouni a por nuestra ración de comida ( a estas alturas, nos encontrábamos como en casa), pero esta vez pedimos sólo una ensalada marroquí para compartir, brochetas de carne y carne a la parrilla y agua para beber por 132 dh.


De ahí nos fuimos directos al riad a dormir porque al día siguiente habíamos quedado con la pareja y con la agencia que nos recogerían a las 8:00.

No hay comentarios:

Publicar un comentario