martes, 27 de diciembre de 2011

Marrakech cultural!!

Hoy nos despertábamos y empezábamos nuestro último día en Marrakech. La señora del riad nos puso el desayuno enseguida, nos lo zampamos y empezamos a recoger la maleta para dejarla preparada para la vuelta.

Nos permitieron dejar la maleta en el riad hasta que fuera la hora de marcharnos y cómo nuestro avión salía a las 15:15 horas nos daba tiempo a hacer las visitas culturales que nos quedaban por ver en Marrakech.

Salimos del riad a las 9 en punto y fuimos directos a la avenida, dispuestos a coger un taxi que nos llevará a los Jardines Majorelle.



Cogimos el primer taxi que paramos porque afortunadamente llevaba taxímetro y nos dejo en la puerta de los Jardines Majorelle por el módico precio de 13dh. La entrada sólo a los jardines cuesta 40dh. También se puede comprar la entrada al museo pero nosotros por tiempo y por interés sólo compramos la entrada a los jardines.

Jacques Majorelle nace en 1886 en Nancy (Francia). En 1919 se instala en Marrakech para continuar su carrera de pintor, donde adquiere un terreno que se va a convertir en el jardín Majorelle. Desde 1947, abre las puertas de su jardín al público. A raíz de un accidente de coche, vuelve a Francia, donde muere en 1962. en 1980 Pierre Bergé e Yves Saint Laurent recompran el jardín y lo restauran.

Los contrastes, los colores, los juegos de luz parecen salir de una de las fotos de Jacques Majorelle. Fue uno de los coleccionistas más importantes de las plantas de su época, y esto es en este espíritu que se agranda día a día la flore del jardín. Las plantas de los cinco continentes están expuestas en un marco encantador. Esto hizo que el taller de Jacques Majorelle, lugar de inspiración y de la contemplación, sea hoy un refugio de la magnífica colección de arte islámico de Pierre Bergé e Yves Saint Laurent. La originalidad de este lugar radica en la combinación de una exuberante vegetación y los elementos arquitectónicos, aliando estética la marroquí y el poder del azul Majorelle participa en la impresión de frescura y de quietud.






Nada más entrar a los jardines empiezas a ver una exuberante vegetación y sinceramente me encantaron!!! Los jardines tienen unos rincones muy bonitos y no podíamos parar de hacer fotos, pero mejor os las pongo para que las veais y disfrutéis a través de ellas.


























Después de acabar la visita de los Jardines Majorelle nos fuimos a la avenida a coger otro taxi para que nos llevara al Palacio Bahía. Aquí empezó la odisea del regateo porque nos llegaron a pedir hasta 40dh por persona. Paramos a varios taxis y curiosamente ninguno llevaba el taxímetro puesto y claro nos pedían lo que les daba la gana. Al final conseguimos que uno de ellos nos llevara al palacio por 20dh en total y teniendo en cuenta lo que nos pedían y que el palacio estaba a más distancia que el anterior trayecto nos subimos con este.
El Palacio Bahía es una de las obras arquitectónicas más importantes de Marrakech. Fue construido a finales del siglo XIX con el objetivo de ser el palacio más impresionante de todos los tiempos. La construcción del palacio llevó más de una década y fue llevada a cabo por el gran visir del sultán Abdelaziz, Si Moussa. A finales del siglo XIX quedó en manos de Abu Bou Ahmed, un esclavo negro que llegó a ser visir. Éste ayudó a llevar al palacio a su máxima expresión.

En las 8 hectáreas de extensión que tiene el palacio se ubican 150 habitaciones que dan a diversos patios y jardines. La parte más interesante del Palacio Bahía es el harén de las 4 esposas y las 24 concubinas de Abu Bou Ahmed.

Como curiosidad, el nombre del palacio significa "el bello" o "la bella". Hay diversas teorías de si el nombre viene dado por el palacio en sí, o por la mujer preferida del visir, en cuyo caso sería "El Palacio de la Bella". Si hay algo que achacar a este palacio es que todas sus habitaciones se encuentran vacías. Cuando murió el visir mucha gente, incluidas sus esposas y el propio sultán, decidieron desvalijar por completo cada una de las estancias.


Aunque mucha gente opina que no es demasiado espectacular, lo cierto es que, de los edificios que se pueden visitar en Marrakech, el Palacio Bahía es uno de los mejores.

La entrada nos costó 10 dh por persona y personalmente recomiendo mucho esta visita porque se puede ver un ejemplo de arquitectura musulmana.

El horario de visita del Palacio Bahía es:
Viernes: de 8:45 a 11:30 y de 15:00 a 17:45 horas. 
Resto de días: de 8:45 a 11:45 y de 14:45 a 17:45 horas.


























Cada una de las estancias del palacio es preciosa y parece de cuento!!!










No sé si fue por casualidad pero cuando salíamos del palacio entraba una marabunta de turistas preparados para invadir aún más el palacio. Qué suerte haber llegado antes y haberlo podido ver con más tranquilidad.



Decidimos hacer el recorrido para visitar las Tumbas Saadíes andando y dejamos los taxis a un lado. Hacia un día muy soleado y las imágenes que veíamos era preciosas.







Llegamos a las Tumbas Saadíes y nos pasó lo mismo que en el palacio. Había gente pero entramos sin hacer cola. En cambio, cuando salimos de la tumbas la cola para entrar ya era larga. De menudas nos habíamos librado!!!



Las Tumbas Saadíes son uno de los lugares más visitados de Marrakech. Fueron abiertas al público en 1917, año en que fueron descubiertas. Estas tumbas datan de finales del siglo XVI y están localizadas en un jardín cerrado al que se accede a través de un pequeño pasillo.

En el mismo jardín se pueden ver más de 100 tumbas decoradas con mosaicos. En ellas están enterrados los cuerpos de los sirvientes y guerreros de la dinastía saadí.

El edificio más importante de las Tumbas Saadíes es el mausoleo principal. En él está enterrado el sultán Ahmad al-Mansur (el creador) y su familia. El mausoleo consta de 3 habitaciones, siendo la más conocida la de las doce columnas, en la que están enterrados sus hijos.



La entrada de las tumbas nos costó también 10 dh por persona y merece la pena la visita por el precio aunque no sea de las mejores. Las tumbas están abiertas hasta el mediodía.



Cuando acabamos de hacer la visita de las tumbas nos fuimos hacia el riad pasando por la puerta de Bag Agnou y el pasaje que hay a continuación. Llegamos al riad, cogimos las maletillas y nos fuimos hacia la parada del autobús del aeropuerto.



Estuvimos esperando al autobús unos 20 minutos y luego en otros 20 o 30 minutos llegamos al aeropuerto de Marrakech- Menara. Cuando llegamos todo estaba lleno de policías y soldados porque había una pequeña manifestación en la puerta y el Rey de Marruecos salía del aeropuerto en breves minutos.



Entramos al aeropuerto y cambiamos los últimos dírhams que nos habían sobrado, volvimos a rellenar el dichoso papelito para poder salir del país y nos fuimos a esperar a que saliera nuestro vuelo. 



El vuelo salió con unos 40 minutos de retraso y en una hora y media estábamos otra vez en el aeropuerto de Alicante. Nos fuimos al parking a coger el coche y en unas dos horas aproximadamente llegamos a nuestra casita y nos fuimos a cenar de tapeo para compensar un poco, jajajaja!!!

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar