jueves, 22 de diciembre de 2011

Bienvenue au Maroc

Antes de nada, hola a todos y gracias por haber empezado a leer mi diario sobre nuestra escapada a Marruecos.

Hace un año me entraron una ganas locas de conocer Marruecos (me apetecía conocer una cultura diferente a la nuestra y con lo cerquita que está es una buena excusa), pero mi pareja no estaba muy por la labor…..todo empezó cuando en el mes de noviembre vi unos vuelos muy baratos para poder ir en Semana Santa a Marrakech. Llamé por teléfono al costi para ver si le hacía gracia hacer esta escapada y sorprendentemente me dijo que sí.

Y claro, yo una vez oí el sí me apresuré a comprar los billetes enseguida, no fuera a arrepentirse después y nos quedábamos sin escapada a Marruecos.

Una vez ya tenía los billetes guardaditos en una carpetilla y en el Hotmail (por si acaso) empecé a buscar el alojamiento. Hasta aquí tenía claro que quería alojarme en un riad para poder estar en el meollo de todo, pero claro, quería un riad cerquita de la plaza para no tener que estar recorriendo callejuelas para ir hasta el riad, y lo más importante, no quería gastarme mucha pasta en el alojamiento.
Estuve buscando y buscando porque todos los riads que veía que me gustaban costaban sobre 70 u 80 euros la noche y estando en Marruecos que es un país más barato no estaba dispuesta a pagar tanto por la habitación.

Al final encontré el Riad BB Marrakech que estaba a 1 minuto andando de la plaza por unos 50 euros la noche y lo reservé inmediatamente.





Tenía ya los billetes y el riad reservado, ahora solo quedaba esperar 5 meses ( que largo se me ha hecho) para que llegara el momento de conocer Marruecos.

5 MESES DESPUÉS…


Bien!! Bien!!! Hoy era el día que nos íbamos a Marruecos (yujuuuu!!!). Como nuestro vuelo salía desde Alicante, nos fuimos a primera hora de la mañana, (buenoooo, a las 10, que cuando estoy de vacaciones si no estoy ya en otro sitio, me sigue pareciendo pronto levantarme a las 9) a dejar el coche aparcado en el parking que está fuera y donde siempre lo dejo cuando salimos desde Alicante.

Dejamos el coche, cogimos nuestras maletas y nos llevaron en la furgo al aeropuerto nuevo de Alicante, que ahora pienso yo: “Se han gastado una pasta haciendo un aeropuerto chulísimo, cuando el que había antes estaba muy bien, ¿pero no estamos en crisis?”.

Pues nada ahora solo quedaba esperar a qué saliera el vuelo y llegar a nuestro destino. El vuelo fue muy tranquilo y puntuales aterrizamos en el aeropuerto de Menara-Marrakech. Aquí fue donde tardamos bastante en salir, primero rellenando los papelitos que hay que dar en el control de pasaportes (menos mal, que lo sabía y llevaba un bolígrafo, porque allí no había ni uno) y luego fuimos a cambiar unos cuantos dírhams para poder pagar los primeros gastos en la moneda local.

Salimos del aeropuerto y nos dirigimos a la parada del bus 19 que es el que te lleva a la medina y nos subimos en él. Compramos los billetes de ida y vuelta por 30dh por persona y le pedí al conductor un mapa de la city para orientarme un poco al llegar, aunque ahora que lo miro desde otra perspectiva, el mapa no me ha servido para nada, pero bueno…..era gratis!!!jejeje.

Después de unos 25 o 20 minutillos nos dejó el bus en un lateral de la famosísima plaza de Jma el Fna y ahí nada más bajar empezaron a seguirnos y a decirnos que nos llevaban al riad, pero yo pasando olímpicamente de ellos!!! Fue cuando llegamos a la plaza y vimos que no sabíamos porque calle tirar cuando le preguntamos a uno que al final resultó que nos llevó a la otra punta de la plaza. Este tío estaba más perdido que nosotros pero rato largo.

Pasamos de él y le preguntamos a uno jovencito y fue este el que nos llevo desinteresadamente (aquí empezaba yo a sorprenderme, no nos pidió dinero a cambio) pero yo al final le di 20 dh porque era lo único que tenía suelto y puso una cara de alegría el pobre cuando los vio.

Llamamos al riad, entramos y dejamos las maletas en la habitación. Pagamos la reserva en euros porque si que nos dejaban y con mapa en mano que no nos serviría para nada empezamos a explorar Marrakech.

Lo primero que hicimos fue dar una vuelta por la plaza (siempre que diga la plaza, será la plaza de Jma el Fna) y tomarnos un zumito de naranja que estaba riquísimo comprar dos botellas agua para el calor. 3 zumos y dos botellas de agua grande = 14dh (que barato!!!).

La Plaza de Jamaa el Fna es la plaza central de Marrakech y el lugar más importante de la medina. En ella se desarrolla la vida pública de Marrakech tanto de día como de noche. Lo mejor de la Plaza de Jamaa el Fna es la transformación que va sufriendo en el transcurso del día.


Según atardece, la plaza cambia totalmente. Al caer la noche desaparecen los tenderetes de la mañana y se llena de puestos de comida donde poder cenar, músicos improvisados y espectáculos de diferente índole. Cualquier hora es buena para pasear por Jamaa el Fna y disfrutaréis recorriéndola a diferentes horas. 




En la plaza vimos a los encantadores de serpientes, a los que yo quería evitar porque me dan pánico, los aguadores, las tatuadoras de henna, los domadores de mosnos, los puestos de zumos y de dátiles y empezamos a experimentar la sensación de que íbamos a ser atropellados por una moto.


Viendo las horas que eran (en Marrakech a las 6 de la tarde ya están todas las visitas cerradas) y que entre que íbamos quizás nos lo encontramos cerrado, nos fuimos a visitar la Koutoubia y los jardines que la rodean. La presencia policial en la ciudad era enorme porque todos los días que estuvimos el Rey de Marruecos estuvo alojado en el Palacio Real.




La Mezquita Koutoubia es la mezquita más importante de Marrakech y fue una de las mayores del mundo islámico cuando finalizó su construcción en 1158. La Koutoubia se inició en 1141 por el califa almohade Abd al Mu-min y destaca por su alto minarete (que recuerda a la Giralda) y por su color, piedra de arenisca rosada, típico de la ciudad. Su nombre, que significa "mezquita de los libreros", se debe a los numerosos puestos de libros que la rodeaban en sus primeros tiempos.
La altura del minarete de la Mezquita Koutoubia es de 69 metros, lo que convierte a la Koutoubia en el techo de Marrakech. Sus otras dimensiones son 60 metros de ancha por 90 metros de larga.
Al igual que en el resto de las mezquitas de la ciudad, la entrada está prohibida a los no musulmanes y deberéis conformaros con verla desde fuera. A cualquier hora del día encontraréis mucha gente cerca de la Mezquita, ya sea en la calle o en sus jardines.








 
Después de pasear y pasear por la avenida Mohamed V fuimos a callejear un rato por la zona de los zocos y sumergirnos en el arte del regateo.





Después de pasar un rato en los zocos empezó a oscurecer y fuimos a coger sitio para poder cenar en Chez Chegrouni y ver la plaza desde la alturas y mira que mala suerte, que nada más llegar unos que iban delante se sentaron en la última mesa que quedaban en las ventanas y nos tuvimos que sentar en una mesa "sin vistas".

Nos pedimos para cenar una ensalada marroquí, olivas, un cous-cous vegetal y pollo a la brasa. De postre un yogur a compartir porque a mi no me cabía más y agua para beber. Todo nos costó 158dh.



Después de la cena dimos una vueltecita por la plaza para ver el ambiente y nos fuimos a dormir al riad.

3 comentarios:

  1. tengo que hacer esa ruta, tu blog es estupendo, aportas datos que no son claros en otros sitios, como los precios y lo que te gastas y muchas otras cosas, mi pareja y yo nos vamos el 12 de agosto del 2012, el hotel que hemos pillado esta retiraillo, pero queremos paz y piscinita algunos dias, ya te contaré

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias Juan Carlos!!! Si quieres puedes hacerte seguidor del blog para que te lleguen las nuevas entradas. Como veras el blog tiene también página de Facebook.

    ResponderEliminar
  3. Espero que me cuentes a la vuelta!!

    ResponderEliminar